Mar. Dic 7th, 2021

Teotihuacán podría ser un lugar en el cual se utilizó tecnología exótica para crear un campo electromagnético.

 

Recientemente los arqueólogos encontraron una gran cantidad de mercurio justo debajo de la pirámide del sol.

El mercurio es una sustancia altamente conductora de energía eléctrica y que es una fuerte evidencia de que una civilización avanzada estuvo aquí y que la teoría indica que este lugar pudo ser utilizado como puerto espacial de esta civilización.

Ciudad de México, bajo la actual capital de México yace sepultada una antigua y poderosa civilización azteca conocida como Tenochtitlan. Los aztecas dominaron gran parte del centro de México desde el siglo XIV al siglo XVI de nuestra era y Tenochtitlan es considerado el primer asentamiento oficial, una ciudad altamente sofisticada que poseía un sistema cuadriculado decanales y vías pluviales, pero según sus textos históricos la civilización azteca no se originó aquí.

Para los aztecas ellos habían surgido de una cueva llamada Chicomoztoc, en esa cueva se hacía referencia al número siete, en este lugar supuestamente había siete recamaras de donde surgieron 7 tribus y los aztecas era una de ellas.

Algunos académicos consideran que en realidad estas cuevas existieron y que están ubicadas justo debajo del conjunto de pirámides conocidos como Teotihuacán, recientemente se han realizado excavaciones debajo de la pirámide del sol donde se han encontrado evidencias de que alguna vez hubo una cueva donde hay 7 entradas que podrían corresponder a la leyenda de Chicomoztoc.

En el siglo XVI el cronista español Gerónimo de Mendieta registró las leyendas de la población nativa local, según sus relatos, los aztecas habían creído que fueron creados por un grupo de dioses que vivían dentro de estas 7 cuevas. Uno de los relatos del cronista hablaba sobre un gran cuchillo de pedernal que cayó desde el cielo donde salen de su interior 1,600 dioses los cuales iniciaron la civilización azteca.

Los aztecas creían que habían sido creados por los dioses a partir de sangre, hueso y ceniza y los hicieron iguales a ellos con la finalidad de que los adoraran y honraran.

¿A caso nuestros ancestros fueron testigos de algún tipo de nave espacial que descendió justo delante de sus ojos?, de ser así las historias aztecas sugieren que en algún punto de nuestra historia los extraterrestres crearon a la humanidad.

Ubicado a tan solo 48 kms de la Ciudad de México el complejo de Teotihuacán abarca 21 kms cuadrados y se remonta al siglo primero de nuestra era. Es la ciudad más antigua y sofisticada de Mesoamérica, un área que se extiende desde el norte de México hasta toda América central, considerada como la madre de todas las culturas de Mesoamérica, y también considerada como la Roma de América, de ahí se comenzaron a replicar estructuras por todo el continente.

El conjunto de pirámides tiene dos principales, la pirámide del Sol y la pirámide de la Luna, además de una pirámide dedicada a Quetzalcóatl, cerca de 200 pirámides menores y plataformas adyacentes a las principales se encuentran a lo largo de lo que se conoce como la calzada de los muertos, pero lo más increíble de todas estas estructuras es que no se tiene conocimiento de quien construyó esta metrópoli o que ocurrió con sus ocupantes.

No se tiene evidencia de escritura o indicios de su origen como los mayas que tenían bibliotecas completas donde narraban su historia, de Teotihuacán no se sabe ni siquiera quienes eran sus gobernantes, no se sabe cómo pudieron desarrollar una enorme ciudadela en un lugar donde no existía nada y como fueron posibles de sustentar a miles de habitantes.

En la actualidad nos hemos acostumbrado a ver estas magnificas obras y pensar que las antiguas civilizaciones las crearon, pero, en realidad las tecnologías que podrían existir en esos tiempos nos orillan a mencionar que en realidad no podían tener tal conocimiento avanzado para poder crearlas sin ayuda de seres superiores que los guiaran.

Algunas de las teorías nos indican que tal conocimiento pudo no ser humano. Los totonacas que habitaban en las costas creían que este majestuoso sitio fue creado por 12 dioses, los señores del trueno, otras culturas mesoamericanas consideraban que el lugar había sido creado por el dios Quetzalcóatl que provenía de Venus, fueron los aztecas quienes le dieron el nombre a Teotihuacán “la ciudad de los dioses” de esto surge una importante pregunta ¿Cuáles dioses? ¿Eran producto de la imaginación de nuestros ancestros o ellos realmente vieron a alguien o recibieron una visita que les permitió iniciar una nueva civilización?

La evidencia más contundente en todo el complejo se encuentra justo detrás de la pirámide de Quetzalcóatl donde se encuentran esparcidas por todo el terreno piedras muy grandes perfectamente cortadas, las cuales llegan a pesas de 4 hasta 10 toneladas, otra fuerte evidencia es que este tipo de piedras llamada andesita tiene como principal característica ser una piedra volcánica muy dura y extremadamente fuerte.

Muchas de las piedras muestran cortes y relieves perfectamente cortados y bordes muy afilados y estos rasgos tan característicos muestran que no pudieron ser creados con simples herramientas de piedra para poder formarlas figuras monolíticas gigantes y que sirvieron como construcción de edificaciones enormes que sirvieron como antecedente de la pirámide de la serpiente emplumada.

Cuando el arqueólogo Leopoldo Batres descubrió los primeros vestigios de la ciudad en 1884 notó que las pirámides estaban enterradas bajo una capa de tierra de más de 3.5 metros de profundidad, lo que significaba que una catástrofe enorme podría explicar la devastación.

La explicación de cómo era posible que tal capa de tierra hubiera cubierto el lugar apunta a que debió pasar mucho tiempo para que la naturaleza por sí sola lo hubiera logrado, de lo contrario pudo ser un evento de dimensiones bíblicas como una enorme inundación que pudo cubrir el lugar, incluso se tiene la teoría que el gran diluvio del cual se habla en diferentes mitologías, esto podría indicar que Teotihuacán es mucho más antigua de lo que dicen los arqueólogos.

En octubre de 2003 fuertes lluvias que cayeron sobre el complejo de las pirámides dejaron un sumidero de 90cms de ancho frente a una de las estructuras más importantes, el templo de la serpiente emplumada. De este sumidero se descubrió que al fondo de un largo pasillo había dos recamara y más allá había otras 3 y en etas ultimas había estatuas de jade y otros objetos, eso nunca se había descubierto en el lugar.

En abril de 2015 los arqueólogos descubren justo debajo de la pirámide una vasta piscina de mercurio líquido, lo que es extraordinario ya que el mercurio no es una sustancia que aparezca de manera natural, sino que debe ser extraído del cinabrio y la proporción es de 10 kgs por cada tonelada y requiere de un tratamiento a temperaturas extremas y sobre todo es muy tóxico.

Lo que hace pensar, ¿para qué se colocó ahí? Y ¿Cómo manejaron el mercurio liquido sin morir? Las evidencias nos trasladan a China donde es el único lugar descubierto donde también hay una fosa llena de mercurio dentro de la tumba del primer emperador. El mercurio líquido es un súper conductor que actualmente es utilizado para componentes electrónicos y la generación de energía, imagenología medica y proyectos de transporte avanzada.

En mayo de 2013 los arqueólogos descubrieron algo extraordinario y sin explicación, un conjunto de esferas doradas en el mismo túnel que lleva a las cámaras justo debajo de la pirámide de la serpiente emplumada. El diámetro de las esferas oscilaba entre los 3 y 13 cms. y dentro de la cámara había vestigios de pintura dorada, lo más increíble es que la composición de aquellas esferas no puede relacionarse con ninguna conocida en la tierra y aún más asombroso es que tienen en su interior material orgánico difícil de comprender.

En los descubrimientos de Leopoldo Batres se encuentran una gran cantidad de mica, sustancia utilizada como conductor de electricidad, las cuales no han sido hallada en ningún otro sitio.

En la década de los años 60 en una de las pirámides que se encuentran a lo largo de la calzada de los muertos hay una cámara que actualmente está cerrada al público y que tiene vestigios de las láminas de mica junto a canales que posiblemente transportaban agua para mantener las láminas con una temperatura controlada, ya que es posible que hubiera altas temperaturas en el lugar.

En esa cámara había un conducto recubierto de mica que llega directamente a la gran pirámide del sol, actualmente la mica se utiliza en la industria aeroespacial para recubrir los cohetes que viajan al espacio y soportan temperaturas de hasta 900° C que derivan de la salida de la atmosfera terrestre.

Existe una fuerte relación entre el mercurio, la mica y las esferas, ¿Qué sabían los antiguos habitantes de Teotihuacán? ¿Para qué lo utilizaban?

Estos componentes no tienen explicación para una cultura que no conocía el uso de electricidad y sus derivaciones. La teoría indica que esta combinación se utilizaba para un componente mayor.

En varios de los edificios se encuentra evidencia de que hubo una gran explosión que se provocó por una sublevación al final del siglo VI, justo alrededor de la gran pirámide lo que llevó a los investigadores a profundizar ya que las evidencias apuntan a que no era solo fuego de antorchas y buscar explicaciones alternativas, lo que lleva a pensar que manipulaban una gran energía que se salió de control.

Lo que nos lleva a una teoría más, en donde se incluyen las pirámides de Giza en Egipto y que en realidad eran plantas de energía que están alrededor de todo el planeta.

Las investigaciones apuntan a que el mercurio liquido puede ser utilizado como un súper conductor que permite la levitación de los objetos manteniéndolo a bajas temperaturas, lo que lleva a preguntarnos ¿será posible que Teotihuacán haya sido un lugar donde enormes naves interestelares pudieron aterrizar y despegar de nuestro planeta impulsados por este material?

Esto puede ser posible ya que se encuentra evidencia de un mapa codificado del sistema solar en la ciudad.

En marzo de 2017, los arqueólogos continúan con la investigación analizando el diseño de todo el complejo y se ha descubierto que tres de las principales pirámides se encuentran alineadas con el cinturón de Orión la misma conexión que se encuentra en las pirámides de Giza en Egipto y la avenida de los muertos está orientada justo al cumulo estelar de las pléyades.

Otra evidencia impactante es que resultado de cálculos matemáticos, se descubrió que hay una medida estándar y números consistentes que representaban principios matemáticos que calculaban el espacio entre los planetas del sistema solar incluyendo el cinturón de asteroides.

Más allá del complejo de Teotihuacán se descubrió la pirámide dedicada a la diosa Xóchitl y que en base a las mediciones matemáticas corresponde a un planeta que está mucho más allá del plante Plutón y que fue descubierto recientemente en el año 2016, lo que nos lleva a pensar que los antiguos teotihuacanos tenían basto conocimiento en el estudio del sistema solar.

La última evidencia se encuentra en una fotografía que fue tomada por un turista el 4 de mayo de 2015 donde muestra a dos objetos con forma de disco flotando sobre la pirámide y 10 segundos después desaparecieron.

Actualmente solo el 10 % ha sido excavado y quedan aún mucho que descubrir incluyendo evidencias de que antiguos gobernantes mayas habitaron este lugar.

 

Autor: @nrkamikaze

0Shares

Por @IroniLD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

solicita información
1
Grupo exclusivo de whatsapp
Grupo de whatsapp de Nota Roja